Cuando llega el calor y ya se ha instaurado, a veces sentimos paseando por la calle comentarios como por ejemplo:

‘Las piernas me pesan, no me cabe el pie dentro el zapato, esta noche no he podido dormir por rampas que tenía en las piernas o bien, tengo la piel tan reseca de las piernas que parezco un lagarto’.

De hecho las elevadas temperaturas provocan cambios en nuestro cuerpo. Por eso, se recomienda beber mucha agua y zumos, no hacer esfuerzos exagerados y protegernos del sol y el calor tanto como podamos.

En esta época del año, es importante tener un cuidado especial de nuestro cuerpo y las piernas, de la circulación de la sangre en las piernas, en particular.

La salud está en nuestras manos la mayoría a veces. Nosotros no podemos cambiar nuestra la edad ni la genética (la predisposición familiar), o el hecho de ser hombre o mujer. Pero la alimentación y el ejercicio físico, que son muy importantes, son modificables.

El calor, y sobre todo este año, se siente de forma muy penetrante y puede perjudicarnos mucho el retorno venoso de las piernas.

Medidas importantes a seguir para cuidar las piernas en verano

  • No estar demasiado tiempo de pie sin movernos, descansar con las piernas un poco elevadas y hacer movimientos activos de los dedos del pie y la flexo extensión del tobillo.
  • Mantener la piel de las piernas limpia e hidratada, es otro aspecto muy importante, para mantenerlas en buen estado de salud.
  • Pasear por la playa en las horas que no hay demasiado sol, es decir, por la mañana y al atardecer huyendo de las horas de gran insolación, son otras buenas medidas.
  • Andar y nadar son actividades muy importantes para mejorar el retorno venoso.
  • Recordar no llevar prendas de ropa demasiado ajustadas, sobre todo a nivel de la ingle, porque dificultan el ascenso del torrente sanguíneo.
  • Cabe decir que nunca deberíamos estar con las piernas cruzadas, ni hacer todas aquellas otras cosas que nos dificulten la circulación de la sangre.

Todas estas medidas son cosas muy sencillas de hacer y que sólo se tienen que ir practicando. La mayoría de ellas se deben tener en cuenta no sólo en verano, sino durando todo el año.

Por otro lado, es el médico quien le aconsejará qué otras medidas debe llevar a cabo.

Buen verano y a pasarlo con unas piernas bien ligeras!

 

Maria Antònia Bonany Pagès. Médica. Flebología

www.centrodenfermedadesdevenas.es