En la edad adulta alrededor del 50% de las personas van a presentar várices. Los hombres tienen una frecuencia ligeramente inferior a las mujeres, pero en nuestro medio se dan en ambos sexos y en algunas ocasiones casi por igual.

¿Por qué se producen las várices?

Las várices son el trastorno venoso más frecuente en el ser humano. Son dilataciones de las venas de las piernas, por debilidad de su pared o por problemas en las válvulas.

Entonces las venas enferman dilatándose, cosa que empeora el retorno venoso sanguíneo al corazón. Aparecen las várices, los edemas, las alteraciones tróficas en la piel hasta que llega la máxima expresión en forma de úlceras.

¿Qué tipos de várices hay?

Las enfermedades de las venas se clasifican en función de su tamaño, distribución y origen.

Las clasificamos en telangiectasias o arañas vasculares, varículas, várices reticulares, várices colaterales y varices tronculares. Los nombre hacen referencia al diámetro del vaso afectado.

Técnicas eficaces para el tratamiento de várices: la escleroterapia

En estos momentos la técnica estrella para el tratamiento de muchos problemas venosos en las piernas es la escleroterapia en sus diferentes modalidades:

Escleroterapia con espuma (Foam Sclerotherapy)

Es una técnica mínimamente invasiva para el tratamiento de las várices tronculares, así como otras afecciones venosas. La técnica se conoce desde hace muchos años, pero actualmente es utilizada universalmente.

Consiste en la inyección de un fármaco esclerosante en forma de espuma que ocasiona la oclusión y fibrosis de la vena, provocando la desaparición de la váriz como tal.

El esclerosante se inyecta en forma de espuma para obtener mayor contacto con el interior de las paredes, prolongando el tiempo de contacto. Ello permite utilizar una menor cantidad de fármaco.

Escleroterapia ecoguiada con espuma

Se obtienen resultados similares a los de los procedimientos quirúrgicos convencionales por su eficacia, durabilidad y seguridad.

Este procedimiento se puede utilizar para todo tipo de várices. Se realiza también de forma ambulatoria y el paciente no tiene limitación en la realización de su actividad diaria.

La microescleroterapia

Es la técnica de tratamiento más común para las várices de las piernas, la cara y las manos. Consiste en inyectar una suave solución química en la vena afectada que irrita el revestimiento interior y hace que esta se cierre.

Una vez que la vena ha sido esclerosada, es reabsorbida por los mecanismos naturales del propio organismo. Finalmente, desaparece después de unas semanas y con ella, el dolor y la apariencia antiestética desagradable.

El paciente puede reanudar su curso de vida habitual de inmediato, incluso tomar el sol y en 2 o 3 semanas las venas afectadas habitualmente habrán desaparecido.

El número de sesiones necesarias varía según cada paciente, en función del número de venas, el tiempo de evolución y el nivel de perfección estética deseado.

Dra. Maria Antònia Bonany
Médica. Flebóloga.

Centro de Enfermedades de Venas
Carrer Rutlla, 21. 3r 2a.
Figueres (Girona)
Tel. 972 503 984
info@centrodenfermedadesdevenas.es

Fotografía diseñada por Creativeart – Freepik.com