Cuando nos hablan de varices lo primero que pensamos es en las venas que aparecen en las piernas y que tanto las afean. Pero también existen muchas otras varices que a menudo nos pueden pasar desapercibidas porque no se ven a simple vista. Esto ocurre en las hemorroides o en las varices de la vulva, de las venas pelvianas y las del útero.

Las varices en las piernas aparecen debido a la dificultad del retorno venoso. Cuando la sangre que se “estanca” y las venas se ensanchan, aparecen las temidas venas varicosas. Esto mismo puede ocurrir en otras partes del cuerpo, entre ellas la pelvis.

Las varices pélvicas se hallan presentes en acerca un 15% de las mujeres, siendo su aparición más frecuente a partir de los 30 años. Además, también aparecen cuando se ha tenido un embarazo previo, aunque también pueden aparecer en mujeres más jóvenes.

 

Causas de las varices pélvicas

Cuando la mujer se queda embarazada, hay un aumento tanto del peso como del volumen de sangre a transportar. En esta situación, las venas tienen que soportar una mayor carga sanguínea.

Las válvulas que intervienen en el paso de la sangre al corazón, tanto en las piernas como en la zona del útero, se debilitan con el tiempo, haciendo que ésta se detenga en su interior y que las venas se ensanchen. Finalmente, estas válvulas venosas acaban por destruirse.

En otras muchas de las causas de las varices pélvicas no obstétricas, también influyen la edad, los factores hereditarios, sufrir algún tipo de infección en esa zona, el sobrepeso y la toma de anticonceptivos hormonales.

 

Síntomas de las varices pélvicas

El principal síntoma de las varices pélvicas es el dolor, que puede concentrarse en varios lugares tales como la zona lumbar de la espalda, las ingles y sobre todo en la zona uterina.

El dolor empeora significativamente cuando la mujer tiene la menstruación -porque la concentración de sangre es mayor-. A veces hay un sangrado mayor de lo normal, presentando también una distensión en el abdomen, estreñimiento y dolor al levantarse.

Pueden provocar dispareunia, nombre con el que se conocen las relaciones sexuales dolorosas. Este dolor suele disminuir al tumbarse y descansar.

 

Prevención y tratamiento de las varices pélvicas

Actualmente existen tratamientos que pueden solucionar exitosamente el cuadro clínico. Aún así, llegados a este punto es importante retomar la atención a la prevención.

Consejos preventivos

Algunos de los consejos preventivos son:

  1. Caminar todos los días para mejorar la circulación de la sangre. Es suficiente andar de 30 a 45 minutos diarios  para mejorar el retorno venoso.
  2. No usar ropa ajustada. No llevar medias, mallas ni  pantalones ceñidos, sobre todo en la zona de las ingles.
  3. Evitar estar de pie y parada. No se debe estar demasiado rato de pie y es bueno descansar con las piernas ligeramente elevadas ya que también  facilita el retorno venoso.
  4. El descanso en la cama, en postura de costado disminuye la presión del útero sobre la vena cava.
  5. Se deben evitar los baños calientes de inmersión, es mejor la ducha. Una buena forma de reactivar la circulación mientras te duchas es alternar el frío-calor.
  6. Controlar el peso durante el embarazo siguiendo las pautas médicas y una dieta rica en fibra.
  7. Ejercicios para prevenir las varices pélvicas. Tal vez sea la mejor forma de prevenirlas o al menos conseguir que no vayan a más. Hay de varios tipos:

Ejercicios para prevenir las varices pélvicas

  • Acostada en la cama moviendo las piernas como si se estuviese pedaleando, al menos 40 veces. Después subir y bajar las piernas, en 3 series de 10.
  • De pie. Caminando de puntillas. Hacer series repitiendo unas 15 veces.
  • Sentada. Si en el trabajo se está mucho tiempo sentada, se pueden realizar ejercicios sin interrumpirlo. Levantar las puntas de los pies y los talones alternativamente así como levantar las piernas por turnos, estirándolas suavemente, después girar los pies de derecha a izquierda y viceversa y el tobillo realizando una flexoextensión.

 

Dra. Maria Antònia Bonany
Metgessa. Flebòloga.

Centro de Enfermedades de Venas
https://tratamientovaricesgirona.com
Carrer Rutlla, 21. 3r 2a.
Figueres (Girona)
Tel. 972 503 984
info@centrodenfermedadesdevenas.es