Si tiene venas varicosas, arañas vasculares, o acaba de ser intervenido mediante cirugía, es muy posible que su médico flebólogo le prescriba el uso de medias de compresión.

Las medias de compresión son medias especiales que ayudan a mejorar la circulación en las piernas. Ejercen una suave presión sobre ellas para que la sangre circule hacia arriba.

Entre sus principales beneficios, ayudan a:

  • prevenir la hinchazón de las piernas,
  • y a aliviar el dolor y sensación de pesadez.

Además, también pueden ayudar a prevenir los coágulos de sangre, especialmente después de una cirugía, o bien a aliviar el dolor en las piernas a personas que suelen estar mucho tiempo de pie.

Tipos de medias de compresión

Las medias de compresión son un producto ampliamente usado hoy en día para mejorar las consecuencias asociadas a las enfermedades de las venas. Ofrecen un gran efecto preventivo y terapéutico, ya que ayudan a mejorar la circulación sanguínea de las piernas.

Consulte con su médico flebólogo, le indicará qué tipo de medias de compresión son las más apropiadas según su caso, ya que no todas son iguales.

Las medias pueden ser distintas según:

  • los niveles de presión, es decir, de presión más leve a presión más fuerte.
  • los largos, que pueden ser cortas hasta la rodilla, largas hasta la mitad del muslo o bien tipo pantis.

Los establecimientos recomendados para comprar medias de compresión en nuestro país son las ortopedias, o bien las farmacias especializadas en ortopedia.

¿Cómo debemos usar las medias de compresión?

La frecuencia de uso de las medias de compresión puede variar según su caso o necesidad. Generalmente, deberá ponerse las medias por la mañana (antes de salir de la cama) ya que es el momento del día en el que las piernas están menos inflamadas.

Para colocarse las medias:

  • Sostenga la parte superior de la media y enróllela hacia abajo hasta que llegue al talón. Después, ponga el pie en la media hasta donde pueda.
  • A continuación, coloque su talón en el talón de la media.
  • Estire la media hacia arriba y desenróllela sobre la pierna.
  • Después de que la parte superior de la media esté puesta en su lugar, alise las arrugas.

No deje que las medias se amontonen ni se arruguen. Las medias cortas hasta la rodilla, deben llegar a dos dedos por debajo de la curva de la rodilla.

Una vez colocadas, deberá sentirlas firmes alrededor de las piernas. Notará como ejercen mayor presión alrededor de los tobillos, y menos presión en la parte superior de las piernas.

La finalidad de las medias de compresión es que estén apretadas a la pierna, y esto puede hacer que sean difíciles de poner. Adicionalmente, también puede probar con éstas otras medidas:

  • Aplíquese crema hidratante en las piernas y deje que se seque antes de colocarse las medias.
  • Use talco para bebés (o almidón de maíz) en las piernas para ayudar a que las medias se deslicen hacia arriba.
  • Póngase guantes de goma, le pueden ayudar para ajustar las medias y alisarlas.
  • Use un calzador para medias de compresión para deslizar la media sobre el pie. Puede comprar éste calzador especial en ortopedias o farmacias especializadas en ortopedia.

Mantenimiento de las medias de compresión

Para mantener las medias limpias puede seguir éstos consejos:

  • Lave las medias todos los días con un jabón suave y agua. Enjuáguelas y séquelas al aire.
  • Si es posible, tenga dos pares de medias en casa. Puede usar una cada día, lavar una y mientras se seca, usar el otro par.
  • Reemplace las medias cada 6 meses para que mantengan su soporte.

Si después de ponerse las medias siente que las nota de forma incómoda no dude en consultar a su médico flebólogo. Es posible que deba indicarle el tipo de medias de compresión más adecuado según su caso.

Fuente: Medias de compresión: MedlinePlus enciclopedia médica. Medlineplusgov. 2017. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000597.htm. Acceso 20 de Marzo de 2017.