Qué son las arañas vasculares y cómo eliminarlas sin operación

Las arañas vasculares, o telangiectasis, son dilataciones de vasos venosos muy pequeños, de unos 2 mm., localizados en la parte más superficial de la piel de las piernas, cara o manos. Su color suele ser morado o rosado.

Las causas principales de su aparición suelen ser la herencia genética y la carga de estrógenos. Otros factores tales como la obesidad, el sedentarismo o el estar de pie durante mucho tiempo, pueden empeoran su apariencia.

Es habitual asociar las arañas vasculares con las varices a causa de su similitud en aspecto. Sin embargo, la principal diferencia entre ellas es que las arañas vasculares son más pequeñas que las varices y no suelen provocar dolor, aunque en ocasiones también pueden provocar molestias.

En la actualidad, el tratamiento médico más eficaz y seguro para eliminar las arañas vasculares sin cirugía es la escleroterapia.

 

Escleroterapia con espuma

La escleroterapia con espuma es la técnica estrella para tratar las varices y algunas venas varicosas. Actualmente, ésta técnica substituye una parte muy importante de la cirugía de las varices. Es una técnica cómoda y segura, y que realizada en buenas manos, resuelve muchos problemas venosos que antes sólo tenían solución quirúrgica.

Se trata de un tratamiento poco invasivo, sencillo, y con un mínimo de riesgos. No necesita ingreso ni baja laboral, puesto que permite una incorporación inmediata a la vida habitual una vez finalizado el tratamiento.

Los resultados obtenidos son similares a los de los procedimientos quirúrgicos convencionales gracias a su eficacia, durabilidad y seguridad.

 

La microescleroterapia

La microescleroterapia es la técnica de tratamiento más común para las arañas vasculares de las piernas, cara y manos. Consiste en inyectar una sustancia química suave en la vena afectada que, a su vez, se engancha en la pared de su revestimiento y hace que ésta se cierre.

Una vez que la vena ha sido esclerosada se reabsorbe por los mecanismos naturales del propio organismo. Finalmente, desaparece después de unas semanas y con ella, el dolor y la apariencia antiestética tan desagradable.

Durante este tratamiento el paciente puede reanudar su curso de vida habitual de inmediato, e incluso tomar el sol. En 2 o 3 semanas las venas afectadas desaparecen.

El número de sesiones necesarias varía según cada paciente, en función del número de venas, el tiempo de evolución y el nivel de perfección estética deseado.

 

Dra. Maria Antònia Bonany
Médica. Flebóloga.

Centro de Enfermedades de Venas
https://tratamientovaricesgirona.com
Carrer Rutlla, 21. 3r 2a.
Figueres (Girona)
Tel. 972 503 984
info@centrodenfermedadesdevenas.es

 

Foto de Agua creado por freepik